Infusiones naturales para mantenernos hidratados

Publicado por: Herbolario Índigo En: Mundo Índigo En: miércoles, abril 14, 2021 Comentario: 0 Clicks: 57

Como sabemos, mantener una correcta hidratación y consumir la cantidad adecuada de agua al día es muy importante para nuestra salud y más en las estaciones cálidas en las que aumenta la temperatura y nuestro consumo de líquidos es mayor. 

Nuestro cuerpo contiene aproximadamente un 60% de agua, por lo que, aunque dependiendo de varios factores como la actividad física, la edad o el estado de salud de cada persona, ingerir entre 6 y 8 vasos de agua son necesarios para garantizar una buena hidratación. 

Los beneficios para nuestra salud son muchos: aumento de energía, evita el dolor de cabeza, permite bajar de peso, mejorar el rendimiento físico e incluso reduce el riesgo de sufrir ataques cardíacos, por lo que si te cuesta llegar a la cantidad recomendada, te sugerimos una serie de consejos para que apliques en tu día a día. 

En primer lugar, debemos de tener en cuenta que también podemos consumir agua mediante otras bebidas y alimentos que la contienen en dosis muy altas como frutas y verduras. El melón, la sandía o la leche pueden ayudarnos a alcanzar la hidratación necesaria y los zumos de frutas y las infusiones son una alternativa maravillosa para que beber líquidos no nos resulte tan aburrido ni nos limitemos únicamente al “agua”.

Las infusiones de hierbas, además de naturales, tienen propiedades medicinales que pueden ser muy beneficiosas para la salud y hoy en día, disponemos de un amplio abanico de opciones para poder elegir las que mejor nos sientan, las que más nos gustan y poder variar o alternarlas para que tomarlas a menudo no nos resulte un hábito monótono. 

Ten en cuenta que las infusiones pueden ayudarnos con diferentes problemas de salud como las molestias del aparato digestivo, dolores musculares, retención de líquidos, resfriados, estrés o dificultad para dormir… así que más allá de las más conocidas como la manzanilla o el té, toma nota de algunas de ellas y sus propiedades, y no dudes en probar tantas como te apetezca: 

  • El jengibre, considerado como un ingrediente de la medicina tradicional asiática desde hace más de 2.000 años, es un analgésico natural para aliviar la irritación gastrointestinal, favorecer la digestión y una buena absorción de los alimentos. Además de éstas, la infusión de jengibre es rica en antioxidantes y nos ayudará a estimular nuestro sistema inmunológico, tan necesario en este momento de cambio de estación.

  • La infusión de menta, además de proporcionarnos un sabor muy fresco, tiene propiedades antioxidantes, anticancerígenas, antibacterianas y antivirales y resulta especialmente eficaz en el alivio de problemas del aparato digestivo, como las náuseas, el dolor de estómago o la indigestión.

  • Para una estimulación mayor del sistema inmunológico y una ayuda extra para combatir los virus e infecciones, algunos estudios han demostrado que la infusión de equinácea puede suavizar los síntomas y la duración del resfriado. 

  • Si estás en un momento en el que estás encontrando dificultades para conciliar el sueño, opta por la pasiflora u otras infusiones relax que combinan varias hierbas y resultan muy eficaces para reducir la ansiedad y ayudarnos a tener un descanso de mejor calidad. 

  • Por último, si buscas alguna alternativa menos común y un punto más exótico, te recomendamos que pruebes la infusión con cúrcuma. En los últimos años, ya despertado un fuerte interés debido a sus potentes efectos terapéuticos y antiinflamatorios. La cúrcuma ha demostrado ser una gran ayuda para las articulaciones, los dolores musculares y los procesos de recuperación post operatorios. Además, en materia de salud gastrointestinal, lucha contra la acidez gástrica y protege el estómago, reduciendo así la hinchazón y los gases. No nos podemos olvidar de destacar entre sus muchos beneficios, su importante acción antioxidante, a la cual se añade, por último, un potente efecto reductor de colesterol. ¡Todo ventajas!

Además, en verano las infusiones herbales frías son excelentes para quitarnos la sed y recuperar energías. Llévalas contigo siempre a mano en una botella muy fría y añade unas rodajas de limón y hojas de menta para ese toque extra de frescor. 

¡Perfectas en versión fría o caliente para cualquier momento del año!

Comentarios

Deje su comentario